Tractores

tractores

Tanto en los albores de la agricultura extensiva como ahora, abocados a una nueva revolución agrícola, los tractores representan un elemento crucial que permite al agricultor abordar grandes volúmenes de trabajo en cuestión de días.

Estos son vehículos mecánicos cuyo objetivo es remolcar diferentes artefactos como herramientas agrícolas para ararsembrar o cosechar; así como remolques o cualquier otro accesorio requerido.

También son utilizados para la realización de varias tareas como el  movimiento de tierras para mantener el ornato de espacios verdes o realizar limpiezas a terrenos y remover troncos. Entre sus características distintivas se señalamos que poseen una excelente capacidad de adhesión al terreno.

Al incluir tractores nuevos en diferentes sectores donde se requiere llevar a cabo actividades que necesariamente demanden de alguna fuente de potencia, se garantiza la eficiente culminación de estas con un menor esfuerzo, acortando los tiempos establecidos en comparación con los obtenidos usando tractores antiguos.

Hoy día, es común encontrar tractores trabajando en explotaciones agrícolas, pero la realidad es que su uso no es solamente exclusivo de la agricultura, sino que diferentes ramas como la construcción, la minería y la náutica, se benefician de las ventajas que ofrece el empleo de los mismos.

Estos vehículos favorecen el reemplazo de la mano de obra y la mecanización de algunos trabajos de carga que normalmente eran realizados mediante la fuerza de animales o del propio hombre.

En la actualidad existen diferentes tipos de tractores agrícolas que permiten simplificar el modo en que se desarrollaba el trabajo en el campo u otras áreas profesionales, entre ellos:

– Tractores fruteros: se usan para mantener y proteger los cultivos, maximizando el rendimiento de las cosechas. Su diseño les permite moverse tanto en cultivos estrechos como en otros con marcos de plantación más amplios. Con ellos es posible realizar diferentes tareas que van desde la preparación de las tierras para el cultivo, hasta la recolección. Son comúnmente usados en viñedos porque son tractores pequeños en comparación con otros tipos de diferente aplicación.

– Mini tractores: son utilizados en huertos pequeños, normalmente se pueden escoger para terrenos llanos, inclinados, húmedos o no húmedos; en dependencia de las características del suelo.

– Tractores de cadenas o de orugas: no tienen ruedas, en su lugar cuentan con eslabones rígidos rodeados por un cinturón. Están concebidos para usarse en terrenos blandos, irregulares o muy empinados. Tienen el centro de gravedad muy bajo para evitar que se vuelquen con facilidad y una gran capacidad de tracción.

– Tractores articulados: su armazón está dividido en 2 partes que están conectadas mediante una rótula. Ambas partes permiten hacer giros en espacios pequeños y mejorar la capacidad de maniobras en el campo. Sus 4 ruedas son de igual tamaño. Con ellos se pueden recorrer grandes distancias a mayor velocidad.

– Tractores forestales: presentan una elevada capacidad de tránsito en terrenos irregulares, con pendientes y obstáculos, los cuales son usados como base propulsora. Se utilizan para el arrastre, la carga y el transporte de maderas.

– Tractores con pala: son usados en la construcción de edificios, carreteras, túneles o cualquier actividad que requiera apartar o trasladar rocas, tierra o materiales de gran peso. Tienen una pala cargadora o mecánica que les permiten hacer los movimientos de un lugar a otro.

Marcas de Tractores 

En el mundo existen diferentes marcas de tractores y diversos modelos que posibilitan la realización de diversas actividades de forma eficiente y segura. Todos los fabricantes tienen el propósito de dotar a sus tractores con nuevas características, mejores funcionalidades, más comodidad y más potencia.

En el mercado se puede encontrar un abanico de opciones en lo que a tractores en venta se refiere. Por ello, al momento de decidir cuál comprar es conveniente tener en cuenta diferentes criterios de selección que nos permitan acertar en la adquisición de esta herramienta básica.

Al comprar tractores nuevos, el interesado tiene acceso a tecnología punta, lo que favorece la optimización de sus actividades. De modo que es preciso realizar un estudio previo a la compra, donde se tengan en cuenta diferentes variables, como: el coste, la frecuencia de las tareas a ejecutar, el tiempo de depreciación, el consumo de combustible, la contaminación y el impacto sobre el medio ambiente, el sueldo a pagar al operador del mismo, las tareas de mantenimiento y la compra de repuestos.

El proceso de venta de tractores está marcado por la existencia de disímiles marcas reconocidas o no tan populares, pero la selección, en cada caso, depende de las necesidades individuales de los consumidores.

Tractores de Segunda Mano

Adquirir tractores de segunda mano puede ser una de las opciones más factibles que tienen los usuarios de estos vehículos en la actualidad. Es posible encontrar en diferentes páginas en Internet que ostentan tractores usados en venta o tractores de ocasión. Para muchas personas los tractores de segunda mano baratos son una opción que les permite obtener esta maquinaria tan útil y necesaria a pesar de no disponer de mucho presupuesto.

Para los dueños de tractores usados, otra de las opciones, además de la venta de su máquina es el desguace del vehículo, en caso de que su vida útil haya concluido o haya sufrido un fatal siniestro. Para ello existen sitios conocidos como desguaces de tractores que posibilitan reciclar la máquina y cada una de sus partes. Normalmente las empresas que se dedican a esta actividad son las encargadas de realizar el proceso de baja por completo, que incluye: recoger el vehículo con una grúa, traslado a un centro de acopio autorizado para esto y la gestión de la baja administrativa.

La venta de tractores de segunda mano incluye el mercadeo de tractores de ocasión de particulares y tractores pequeños de segunda mano. Esta puede ser una opción rentable para los agricultores o empresas dedicadas a la construcción de casas, edificios, obras viales o puentes; en definitiva, las iniciativas que tienen que realizar traslados y movimientos de cargas pesadas, puesto los tractores baratos son perfectos para tal fin.

Tractores de Ocasión de Particulares

Los tractores de ocasión de particulares son vehículos que se venden porque el propietario desea deshacerse de su maquinaria. En los últimos años se ha podido constatar que ha aumentado la compra-venta de este tipo de equipos por diferentes motivos. Los precios son más económicos, los trabajos de mantenimiento y el reemplazo de piezas se pueden realizar en cualquier taller especializado; en cambio los tractores nuevos son más caros y requieren de componentes electrónicos que en ocasiones solo son aportados por el fabricante.

Regularmente, los compradores tienen áreas pequeñas de siembra o los necesitan para hacer actividades puntuale,s por lo que no será un inconveniente el hecho de que hayan tenido un tiempo de uso previo.

Componentes de los tractores

Los progresos de la ciencia y la técnica han posibilitado incluir nuevas funcionalidades o hacer variaciones a los componentes de los tractores que han dado como resultado la obtención de maquinaria con mayores potencialidades.

Estas innovaciones permiten que las actividades se realicen eficientemente y se obtengan mejores resultados. Entre los componentes de estos vehículos se encuentran los siguientes:

– El chasis: es el soporte donde se ensamblan las partes del equipo. Normalmente está hecho de un metal muy resistente lo que permite sostener todos los elementos de la máquina.

– El motor: es la agrupación de sistemas que posibilitan transformar la energía liberada por la combustión en mecánica y así producir el movimiento.

– La caja de cambio: permite ajustar las velocidades y el esfuerzo de tracción.

– El embrague: con este se controla el movimiento de giro enviado por el motor a la caja de cambios.

– El diferencial: posibilita las diferentes velocidades de giro de las ruedas motrices, para manejar las curvas con facilidad.

– Las ruedas: sirven de soporte y permiten al desplazamiento del tractor.

– La dirección: conjunto de piezas que permiten dirigir el tractor, funciona en las ruedas delanteras que son las directrices del mismo.

– Los enganches: posibilita el acople de herramientas. Existen 2 tipos: barra de tiro y enganche a 3 puntos.

– Los frenos: se usan para la disminución de la velocidad y detener la máquina.

– Los palieres: son responsables de darle movimiento a las ruedas a través del diferencial.

De forma general, se puede decir que el uso de los tractores simplifica y acelera la realización de las actividades principalmente en la agricultura, pero su aplicación favorece ampliamente a otros sectores industriales. Con el paso de los años sus funcionalidades han sido mejoradas notablemente, lo que hace más difícil tomar la decisión correcta cuando se trata de adquirir uno.

Últimas innovaciones en los tractores

Si bien es cierto que algunos agricultores se ven obligados a trabajar con tractores de segunda mano debido a su gestión presupuestaria, otros prefieren adquirir vehículos dotados con las últimas prestaciones.

Y es que al margen de un mejor acondicionamiento de la cabina, asientos más eficientes y respetuosos con la ergonomía humana y otros desarrollos propios del sector, lo cierto es que los sistemas de autoguiado y los tractores autónomos son el “no va más” que está seduciendo a profesionales y empresarios.

De esta forma, la idea de un tractor que puede trazar surcos y desplazarse entre cultivos con precisión meridiana resulta futurista sin embargo es el hoy que está arrasando entre los agricultores más exigentes. Esta fusión mecánico-digital es el resultado del aprovechamiento máximo del sistema de geoposicionamiento, que aplicado al laboreo de explotaciones extensivas resulta en un nuevo enfoque donde ni la meteorología, ni la mano de obra, ni las condiciones lumínicas restan productividad al tractor en cuestión.

Por otro lado, los tractores autónomos no requieren de la instalación adicional de ninguna plataforma informática para trabajar por su cuenta, ya que su sistema de control está basado en la misma tecnología referida anteriormente, es decir, se mueven en función de la señal de posición recibida por el radar.

Otra consecuencia de la informatización de la gestión de los vehículos agrícolas es la producción de datos interpretables por el agricultor o experto agrónomo. Así, a partir de la información recogida por el sotfware es posible acceder a un historial de las operaciones llevadas a cabo y extrapolar conclusiones en función de la misma que permiten introducir correcciones en pos de la rentabilidad y el mejor aprovechamiento del tiempo o de los recursos materiales distribuidos.

En conclusión, con el paso de los años las funcionalidades de los tractores han sido mejoradas notablemente, lo que hace más difícil tomar la decisión correcta cuando se trata de adquirir uno. No obstante, el sentido común siempre manda y estimar las necesidades que ha de cubrir el vehículo es siempre es una buena forma de empezar a sondear el mercado.