martes 27 septiembre 2022

Más importancia a los «planes ecológicos» y al papel de las mujeres en la nueva PAC

La nueva Política Agrícola Común (PAC) fue finalmente aprobada por el Parlamento Europeo, tras más de tres años de negociaciones. La PAC actualizada incluye una serie de claves que tratan de combinar las exigencias en la lucha contra el medio ambiente con un mayor apoyo a los pequeños agricultores y ganaderos.

España, el tercer beneficiario

La nueva PAC tiene vigencia hasta 2027, aunque no se espera que se reforme mucho después, ya que requeriría la reapertura de arduas negociaciones. Del total de 390.000 millones de euros incluidos para esta partida, España recibirá algo más de 47.700 millones, lo que le convierte en el tercer país más beneficiado, sólo por detrás de Alemania y Francia. Se canalizará en la recepción de 5.000 millones de euros anuales en pagos directos y se espera que beneficie a unos 700.000 agricultores y ganaderos españoles.

Varias fuentes insisten en la idea que algunos eurodiputados lanzaron este martes: «Después de una negociación tan larga está claro que las conclusiones son positivas, quizás no sea una reforma perfecta pero sí que responde a las demandas que se han ido recogiendo a lo largo de los años».

La importancia de los ecoesquemas

Otro punto clave son los denominados ecoesquemas, nombre que reciben la serie de requisitos para que los agricultores y ganaderos desarrollen prácticas beneficiosas para el medio ambiente. Serán aún más importantes a la hora de acceder a las ayudas. Está previsto que estos ecoesquemas reciban alrededor del 25% de las ayudas que gestionará cada Estado miembro. La importancia de este elemento viene del deseo de la UE de alinear la PAC con los compromisos establecidos en el Pacto Verde Europeo. «Tenemos que tener una PAC que cumpla con los objetivos climáticos», dicen las fuentes.

Un fondo de apoyo

Otra de las novedades de la nueva Política Agrícola Común es que incluirá un fondo permanente de ayuda en caso de problemas de abastecimiento o grandes fenómenos meteorológicos que pongan en peligro la producción. Asimismo, la idea es que también se reduzca la burocracia y los planteamientos sean más «verdes», con la lucha contra el cambio climático en el centro y con mayor «contenido social» en forma de ayudas a los trabajadores.

El papel de las mujeres

Además, la nueva PAC incluye por primera vez planes que buscan promover el papel de la mujer en el sector, algo que también fue bien recibido por los eurodiputados durante el debate en el Parlamento. Por otro lado, el pacto establece que al menos el 10% de los pagos directos deberán destinarse a las pequeñas y medianas explotaciones. Para lograrlo, los Estados miembros podrán crear un pago extraordinario o también podrán optar por reducir progresivamente los pagos a partir de 60.000 euros por explotación y limitarlos a 100.000 euros.

Publicidad