sábado 28 mayo 2022

Castilla-La Mancha es partidaria de restringir de forma inmediata el reparto de las ayudas de la PAC a las empresas que no cumplan con los derechos de sus trabajadores

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martnez Arroyo, ha abogado por aplicar «cuanto antes» la condicionalidad social incluida por primera vez en la nueva PAC, que entra en vigor en enero de 2023, y así «eliminar del campo» a los empresarios que no cumplan con la legislación laboral.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martnez Arroyo, ha hecho estas declaraciones durante una reunión en Toledo con Ángel León, secretario general de CCOO Industria Castilla-La Mancha, según recoge una nota de prensa del Gobierno regional.

Martnez Arroyo destacó que en Castilla-La Mancha «la inmensa mayoría de los agricultores y ganaderos se adhieren a la normativa laboral» y se implican activamente en la promoción de la imagen del sector como un sector «comprometido, cumplidor y referente a nivel nacional y europeo en todos los ámbitos, incluido el laboral».

El consejero señaló que la condicionalidad social fue una de las peticiones de Castilla-La Mancha durante las discusiones de la nueva PAC. Así, por primera vez en la historia, se ha incluido que este «requisito», lo que significa que los agricultores y ganaderos deben cumplir con la normativa laboral vigente para obtener estas ayudas.

Como aludió Martínez Arroyo, esto asegura un «futuro diferente» para el primer eslabón de la cadena agroalimentaria, el trabajador, que es el encargado de sacar adelante las campañas de cada año y es «fundamental» para un sector que es «crítico» económicamente y fuente de empleo, al tiempo que es fundamental para el desarrollo rural y contribuye a la fijación de población.

En otro orden de cosas, el consejero dijo que en la charla con CCOO estudiaron los datos de afiliación a la Seguridad Social en el sector agrario de la zona.

Según la administración regional, actualmente hay unos 64.000 afiliados más que el año pasado, y la estadística de empleo de diciembre de 2021 es la más fuerte de la historia de la serie, con 15.000 parados menos que en diciembre de 2014.

Según el consejero, esto significa que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que ha sido muy criticada, no ha supuesto una pérdida de empleo agrario, sino todo lo contrario, porque los trabajadores tienen ahora más derechos, mejor remuneración y se concentran en Castilla-La Mancha.

Publicidad