martes 29 noviembre 2022

A finales de febrero UCCL se manifestará en Castilla y León en apoyo de una cadena alimentaria justa y una PAC profesional

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) se movilizará en las provincias de la Comunidad durante la última semana de febrero para reclamar una cadena alimentaria «justa», una Política Agraria Común (PAC) «para profesionales» y una «democracia de campo» con Representación nacional distribuida según votos de agricultores y ganaderos.

Así lo abordaron en rueda de prensa los coordinadores regional y vallisoletano de la UCCL, Jesús Manuel González Palacán e Ignacio Arias, quienes dijeron que se realizará una movilización en cada provincia y que se realizará inicialmente entre el 21 y el 25 de este mes.

La UCCL organizará las manifestaciones, ya que «lamentablemente» la unidad de acción ha sido «difícil», señaló Palacón, que se ha mostrado interesada en llegar a un consenso. Respecto a la fecha elegida, UCCL señaló que aunque darán sus recomendaciones a los distintos partidos a lo largo de la temporada electoral, creen que su «mayor herencia» es la independencia política, que guardan como «oro en paño».

En cuanto al contexto en el que se desarrolla la convocatoria, Palacón ha señalado que 2021 ha sido un año «muy marcado» para las negociaciones, en particular sobre la Política Agraria Común y su plan estratégico, y que por primera vez se abre una oportunidad para definir una Política Agraria adaptado a las necesidades de España, pero «lamentablemente» no se logró el objetivo de acercar la PAC a los agricultores y ganaderos «principalmente».

Por otro lado, ha asegurado que desde el verano los costes de producción han aumentado «desproporcionadamente», hasta el punto de que «muchas» explotaciones están actualmente «muy» complicadas como consecuencia de las subidas de precios del 75% en el caso del gasóleo. 45 por ciento en el caso de los herbicidas, 108 por ciento en el caso de los nitratos, 20 por ciento en el caso de las semillas y 330 por ciento en el caso de la electricidad.

Esto se ha traducido en una subida de los gastos de cultivo, por ejemplo, en el caso de la cebada de secano, de 490 a 734 euros, un 49 por ciento más, en regadío un 52 por ciento más, y en el trigo de un 45 a un 51 por ciento. (secano y regadío, respectivamente).

Lo mismo ha ocurrido con un cultivo «crítico» en Castilla y León como es la patata, según Palacn, quien ha asegurado que los costes han pasado de 6.000 euros a 7.500 este año, tras un año en el que las ventas no se han cubierto con frecuencia por los costos o se hicieron con pérdidas, por lo que cree que se desalentará mucho el cultivo.

Todo ello hace que estén «obligados» a movilizarse, asegurando el coordinador regional de la UCCL que están «convencidos» de que «muchas cosas» son posibles.

Publicidad