Sembradoras

El empleo de sembradoras agricolas ofrece la posibilidad de automatizar la distribución de semillas, haciendo de la siembra un proceso mucho más eficiente en términos de tiempo y aprovechamiento de los recursos.

Debido a la rapidez con la que permiten trabajar, comprar una sembradora nueva es una actuación que favorece la reducción de costes de mano de obra, especialmente cuando se requiere cubrir un espacio muy amplio.

¿Qué son las sembradoras?

Una sembradora es un elemento de maquinaria agraria, cuya función principal es situar las semillas y granos en la tierra pre acondicionada por el mismo dispositivo. Estas máquinas realizan la apertura de surcos en el terreno, la dispensación de semillas y el tapado de la zanja dentro de un proceso que garantiza una siembra impecable.

Entre sus principales componentes encontramos la tolva, que suele contar con un único tambor, aunque en ocasiones puede presentar suplementos laterales con los que cubrir más espacio de siembra.

Otros mecanismos de gran importancia para las sembradoras son los dosificadores y distribuidores. Éstos insertan el grano en la zanja y permiten variar tanto la forma de depositarlo, como la cantidad o las distancias entre cada puesta. Así, se pueden encontrar sembradoras de siembra directa o con diferentes mecanismos. Tanto neumáticos como mecánicos.

Características de las sembradoras

Una sembradora nueva garantiza el depositado de semillas de forma homogénea, y sus distintas configuraciones permiten adaptar la labor al tipo de cultivo en cuestión.

Si trabajamos con una sembradora de precisión es posible realizar siembras monograno, mientras que si el terreno y cultivo requiere una mayor densidad de plantado se requiere una sembradora a chorrillo.

Todo dependerá del tipo de cultivo y de siembra indicada para la explotación. Por ejemplo, en el caso de los cereales, una sembradora de cereal asegurará el grado de esparcimiento óptimo.

Tipos de sembradoras

Dentro del mercado de maquinaria agraria se pueden encontrar gran cantidad de modelos de sembradoras, tanto con mecanismos de acción mecánicos como neumáticos.

Las sembradoras agrícolas se diferencian principalmente por el volumen de siembra que son capaces de cubrir y el grado de control sobre la distribución de semillas.

Sembradoras de precisión

Las sembradoras de precisión están diseñadas para la siembra individual y su sistema de accionado permite conservar unas dimensiones determinadas entre cada puesta. Se puede regular la deposición de una o varias semillas gracias a sus canales o mecanismos de distribución.

Con una sembradora de precisión se consiguen unas líneas completamente paralelas y uniformes en todo el cultivo, lo que incrementa la eficiencia del sembrado, ahorrando en semillas y marcando distancias idóneas para otras tareas.

Sus difusores pueden ser desde platos mecánicos hasta dispositivos neumáticos.

Sembradoras a chorrillo

Las sembradoras a chorrillo también son conocidas como sembradoras en línea. Ofrecen una gran homogeneidad y densidad de plantas. Este tipo de sembradoras permite insertar sobre cada línea de siembra una cantidad de grano determinado.

La dosificación y la distribución de las semillas se realiza mediante equipos distribuidores o conductos de caída. Esto puede variar en función de los granos y su tamaño.

Sembradoras neumáticas

Esta maquinaria, en ocasiones requiere de otros mecanismos que no dependan de la acción gravitacional para la inserción de semillas. La sembradora neumática, por ejemplo, dispone de un sistema que permite repartir el grano con aire comprimido.

Esto se consigue mediante una turbina y un distribuidor específico que expulsan los granos a semillas con cierta fuerza.

Si estás interesado en adquirir alguno de los modelos anteriores de sembradora, contáctanos, nuestros expertos te ayudarán a seleccionar la más idónea para tu explotación.

Sembradoras, te explicamos las características y tipos
5 (100%) 4 votos